Sostenibilidad y talento en las empresas

A pesar de que la sostenibilidad se ha vuelto un tema de primer orden para las empresas, son pocas las que reconocen las oportunidades de negocio que esta tendencia puede brindarles. Hacia afuera, una empresa sostenible aporta a la comunidad valor social, económico y medio ambiental; hacia adentro, genera oportunidades, promueve la innovación y fortalece la ventaja competitiva.


La necesidad de ser sostenible no es únicamente un asunto interno, tanto accionistas como consumidores y colaboradores ejercen una presión cada vez mayor para exigir a las empresas actuar comprometidamente en la solución de problemas relacionados con cambio climático, diversidad, inclusión, equidad y justicia social, entre otros. Y esta exigencia permea al mercado laboral, los colaboradores responden a las empresas en función de su compromiso con el desarrollo sostenible.


Según el Informe anual InfoJobs-Esade sobre el Estado del Mercado Laboral (2020), el 81% de las personas que buscan empleo en España se informa sobre la reputación de la empresa antes de postularse y el 70% ha descartado la posibilidad de postularse, como consecuencia de una mala reputación. Algo similar sucede en otros países, de acuerdo con los datos publicados por KPMG sobre preferencias profesionales, el 84% de los estudiantes encuestados afirma que no estaría dispuesto a trabajar en una organización cuyos valores no mantuvieran una línea de congruencia con los suyos; prácticamente 9 de cada 10 consideran importante que la organización marque una diferencia positiva en el mundo.


Aún más, la generación millenial, que pronto será la mayoría de la fuerza laboral, busca trabajar para empresas con propósito y no sólo están interesados en las empresas que invierten en sostenibilidad, sino que también quieren trabajar para empresas que incorporan la sostenibilidad en su estrategia de negocio. El 70% de los millenials afirma que se quedaría en una empresa que cuente con un plan de sostenibilidad fuerte, y el 64% no aceptaría una oferta de trabajo en una empresa que no priorice la responsabilidad social corporativa.


Es claro que el interés de las empresas por atraer y retener el mejor talento, es fundamental para mantener la ventaja competitiva. Investigaciones de Harvard Business Review (por ejemplo, Whelan & Fink, 2016) muestran que para los colaboradores es cada vez más relevante y significativo la misión y el propósito que persiguen las empresas. Las organizaciones que invierten en iniciativas de sostenibilidad tienden a crear un compromiso entre los colaboradores al enfocarse en temas de relevancia, ya que generan un sentimiento de orgullo al ser parte de un esfuerzo mayor que implica trascendencia lo que se traduce en mayor lealtad y permanencia y, por lo tanto, en menor rotación y mejor posicionamiento como marca empleadora.


Las cifras que maneja HBR en este sentido son relevantes: un mayor desempeño en responsabilidad corporativa puede reducir la rotación hasta en un 50% y las tasas de abandono en un 3.5%, lo que implica una disminución en los costos por reemplazo de hasta 200% del salario anual de un colaborador por cada puesto retenido. Estos elementos impactan a su vez en la ventaja competitiva de la empresa.


Por donde lo veamos, es momento de orientar a nuestras organizaciones hacia la sostenibilidad y posicionarla como un imperativo estratégico.




26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo