top of page

La empatía: una capacidad fundamental en los líderes

Hoy en día, las organizaciones buscan líderes empáticos, con la capacidad de ofrecer un trato cercano y humano, una mentalidad abierta hacia los trabajadores y poder conectar con ellos. Para saber si lo están logrando primero debemos entender lo que es la empatía, ya que no todas las personas lo tienen claro y muchas creen serlo cuando en realidad solo están desarrollando “vínculos” con la finalidad de obtener un beneficio para ellos mismos.

La empatía, de acuerdo con la RAE es la “identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo del otro”. Un verdadero líder se forma gracias a la empatía que genera con la gente, esto a su vez provoca confianza, respeto y lealtad.


Entonces, la clave está en conocer las cualidades y características que se requieren en este sentido. Un líder empático, escucha y entiende a su equipo de trabajo; valora el talento y las habilidades individuales; Visualiza el resultado final y lo comparte con los demás; sabe crear conexiones; y fomenta el entendimiento.[1]


No todos los “líderes” logran ser empáticos, quizás el problema radica en que creen que al serlo tendrían que pensar igual que sus diferentes seguidores, cuando no debe ser así. Incluso podrán pensar que, al generar empatía, pueden caer en un punto donde se sientan vulnerables y lleguen a perder respeto y/o admiración hacía ellos, esto es lamentable ya que realmente desconocen que al ser lideres empáticos crean mayores vínculos y desde mi punto de vista una lealtad inquebrantable.


La empatía promueve la unión de los equipos y forma la base de un lugar de trabajo resiliente e inclusivo. Según un reportaje de Forbes, menciona que el 96% de los empleados creen que mostrar empatía es una forma importante de incrementar la retención de empleados. Sin embargo, la misma encuesta nos indica que mientras el 92% de los CEO’s sienten que su organización es empática, sólo el 50% de sus empleados dicen que su CEO realmente lo es.




Un líder empático es imprescindible para crear aspiraciones y fomentar el crecimiento dentro de las empresas, tanto personal como grupal, resultando en un mejor trabajo en equipo, una comunicación más efectiva dentro de la organización y un ambiente de trabajo más innovador, en este sentido, un estudio elaborado por Catalyst encontró que las personas con líderes empáticos eran un 34% más innovadoras que aquellas con líderes que no lo son.


Es importante que cada líder trabaje sus vínculos y relaciones con aquellos a su alrededor, los cuales podrán convertirse en líderes para otras personas y así, como una cadena, poco a poco mejorar individualmente y en un futuro lograr convertirnos en una mejor sociedad.

Los directores pueden realizar actividades dentro de sus equipos de trabajo, donde se involucren directamente con cada integrante, resultando en la creación de relaciones positivas y el desarrollo de una cultura dentro de la organización, impulsando los resultados y facilitando la consecución de los objetivos.

[1] Fuente: Andrea Yriberry. Conferencia “Donde vive la empatía, abunda un liderazgo”. Leadership 101. Liderazgo y Vivencia.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page