top of page

La economía circular, una ventana de oportunidad para las empresas mexicanas

Los efectos del cambio climático, la crisis económica provocada por la pandemia y la creciente escasez de recursos naturales que impacta a nivel mundial, han intensificado las presiones para implementar estrategias basadas en una economía circular que permita el uso eficiente de recursos, con una clara orientación hacia la sostenibilidad.


La economía circular tiene como fin reducir el uso de recursos materiales (a través de diseños ecológicos), prolongar la vida útil de lo que se produce (reciclando) y conservar la calidad de los materiales a lo largo de los distintos ciclos de vida (remanufacturando). También facilita la recuperación de materiales y nutrientes que pueden servir como base para otros productos o servicios (valorizando los residuos).


Sin embargo, a pesar de todas estas bondades, no todos los países cuentan con las condiciones necesarias para promover una economía de este tipo. Los procesos de reciclaje, remanufactura o valorización de residuos orgánicos para compostas, digestión anaeróbica o insumos en otras industrias requieren, en su mayoría, de inversiones en infraestructura que no son fácilmente realizables.


Sin embargo, no todo está perdido. Las exportaciones constituyen una ventana de oportunidad para transitar hacia una economía circular. Dentro de los principales productos de exportación asociados a la economía circular se encuentran los residuos y la chatarra metálica.


Actualmente, muchos residuos orgánicos, particularmente los que se obtienen en procesos de extracción de aceites vegetales, pueden adquirir valor como insumo de otros alimentos, de fármacos o de bioplásticos. América Latina y el Caribe, exportan grandes cantidades de residuos que provienen de la extracción de aceite de soja y que son utilizados en la producción de alimentos de animales y peces en el sudeste asiático.


La industria forestal y papelera también ha jugado un papel importante en la promoción de la economía circular. Con el desarrollo de una celulosa proveniente de papeles reciclados, se han podido diversificar las exportaciones de papel y disminuir la deforestación; lo que ha generado importantes ahorros en materia prima, energía y agua, y su posicionamiento como una industria más eficiente y respetuosa del medio ambiente.


La necesidad de incentivar mejores prácticas ha promovido la impleme